Paute Aquí
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Fedeciclismo Greatest Hits
Ayer a las 2:23 pm por Sonja Neteu

» Colombia Oro y Paz 2018
Vie Dic 08, 2017 3:06 pm por Federico Arango

» Una pequeña ayuda para LaRutaDelEscarabajo
Vie Dic 08, 2017 12:03 pm por El Forastero

» Polla CQRanking 2018
Jue Dic 07, 2017 6:44 pm por Germán Tamayo López

» TOUR de FRANCE 2017
Jue Dic 07, 2017 9:07 am por Sanders

» Contratos y rumores - Temporada 2018
Miér Dic 06, 2017 11:47 am por Sanders

» Rigoberto Urán
Miér Dic 06, 2017 11:43 am por Sanders

» Balance Polla Anual 2017. ¿Algo para Cambiar?
Vie Dic 01, 2017 3:01 pm por dalvarezh

» Previa Tour de Francia 2018
Jue Nov 30, 2017 6:51 pm por Germán Tamayo López

» EQUIPO MANZANA POSTOBON (4-72 2015)
Jue Nov 30, 2017 6:07 pm por Alejosar

» ¿Qué pasó con ... ?
Jue Nov 30, 2017 3:49 pm por Sonja Neteu

» Giro d'Italia 2018 - Previo
Jue Nov 30, 2017 12:49 pm por Sanders

» Polla Tour de Langkawi/ Polla Alterna/ Valida 2
Miér Nov 29, 2017 12:56 pm por BiciTato_OM

» Hablemos de Doping...
Miér Nov 29, 2017 7:31 am por Sanders

» El Coche Escoba de @FernandoCiclism
Vie Nov 24, 2017 7:54 pm por Germán Tamayo López

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


Literatura y ciclismo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Literatura y ciclismo

Mensaje por Tolistoval el Sáb Ago 17, 2013 7:16 am

Abro este nuevo apartado con el siguiente artículo del escritor español Antonio Muñoz Molina sobre la bicicleta en el hostil mundo de hoy:



Vidas y muertes ciclistas



La bicicleta es una máquina tan literaria que cuando estaba casi recién inventada ya empezó a circular por las novelas. Leyendo este verano Misericordia he descubierto algo que no recordaba de esa novela asombrosa, que se publicó en 1897: uno de los personajes alquila una bicicleta para ir de Madrid a El Pardo. En el Madrid de arrabales macabros y personajes desgarrados que Valle-Inclán aprendió a mirar y a escuchar gracias a Galdós —dándole el pago ingrato que aún se le sigue celebrando— esa bicicleta insospechada es un sobresalto ágil de vida moderna en medio del atraso, el oscurantismo, la injusticia cruda y el pobreterío. Uno quisiera saber algún detalle más sobre ella, y se la imagina elevada y veloz, democrática, futurista, circulando entre carretones lentos, entre jinetes arrogantes y coches de caballos de la aristocracia. Marcel Proust sentía debilidad por todas las formas de transporte moderno, en particular los automóviles y los aeroplanos, pero cuando quiso contar la visión primera de las “muchachas en flor” que deslumbran a un adolescente en la claridad de un paseo marítimo las describió montadas en bicicletas, avanzando en bandadas con tules blancos y esos vestidos deportivos libres de perifollos barrocos y agobios de corsés que el hábito del ciclismo permitió a las mujeres en el cambio de siglo. H. G. Wells observó que cada vez que veía a un adulto subido en una bicicleta crecía su confianza en la posibilidad de un mundo mejor. Casi no hay adulto más difícil de imaginar en bicicleta que Henry James, tan estirado siempre en sus retratos, pero hay constancia de que intentó aprender a montarla, aunque con consecuencias desastrosas. Se lanzó por un camino rural y perdió el control de su bicicleta, atropellando, aunque no gravemente, a una niña que jugaba a la puerta de una granja. Que esa niña llegara a ser de mayor Agatha Christie es uno de esos grandes azares que a los aficionados a la literatura y al ciclismo nos maravillarán siempre.

La bicicleta es una máquina silenciosa
y perfecta, tan práctica que uno se asombra
de que también sea
tan poética
Al Ramón Casas le gustaba sugerir un erotismo moderno de mujeres ciclistas, mujeres en automóviles, mujeres fumadoras de cigarrillos. En uno de los mejores cuentos escritos en español, y también uno de los más tristes, La cara de la desgracia, Juan Carlos Onetti recobra de Proust el motivo del veraneo y de la muchacha ciclista. Pero quien la mira pasar desde un balcón es un hombre desolado que gracias a ella revive, deshaciéndose de deseo y ternura. Una figura en bicicleta es pasajera, pero no tan rápida que sea también fugaz. La vertical necesaria favorece el perfil. El ritmo del pedaleo resalta la belleza de las piernas.

Pero la cumbre del arte inspirado o alentado en torno a las bicicletas es quizás un corto de François Truffaut de 1957, Les mistons, un poema visual de 17 minutos que consiste sobre todo en largos planos sinuosos de una mujer muy joven, la actriz Bernadette Lafont, pedaleando descalza en una bicicleta, las piernas desnudas, el pelo y la tela del vestido liviano agitados por la brisa de la velocidad.

La bicicleta es una máquina silenciosa y perfecta, como un velero, tan práctica que uno se asombra de que también sea tan poética. Las bicicletas son para el verano, le dice un padre a su hijo adolescente en esa comedia triste en la que Fernando Fernán-Gómez puso lo mejor de su talento y lo más verdadero de su memoria y de su imaginación, el infortunio de crecer en una ciudad en guerra y la añoranza de un padre que era más entero y más noble porque en el caso de Fernando era un padre inventado. El verano puede ser un modesto paraíso para los aficionados a las bicicletas, sobre todo para los ciclistas de ciudad que lidian con el tráfico de los días laborables, más todavía en las ciudades españolas, que con dos o tres excepciones son tan hostiles no sólo para el que se atreve a ir en bici, sino para cualquiera que aspira a ejercer el derecho soberano y saludable a caminar de un sitio a otro.

Cuesta adaptarse a la agresividad crispada de tantos conductores en España. Hay que estar más alerta, a la defensiva
Y también, desde luego, para los débiles, los lentos, los distraídos, los abuelos. Cuando se vuelve de países con tráfico más civilizado cuesta adaptarse a la agresividad crispada de tantos conductores en España. Nueva York no es precisamente Ámsterdam ni Copenhague en las facilidades que ofrece para moverse con seguridad en bicicleta, pero cuando yo vengo de Nueva York a Madrid y salgo con la mía noto que se me impone un cambio instintivo de actitud. Hay que estar mucho más alerta, más a la defensiva, vigilando siempre acelerones bruscos; hay que acostumbrarse a que la visible fragilidad de uno raramente le hará recibir alguna deferencia; incluso hay conductores que se vuelven más agresivos precisamente porque uno es frágil: como si se despertara en ellos esa impaciencia bronca del que da un acelerón en un paso de peatones, o deja cruzar a quien va despacio conteniendo el impulso del motor como si apretara los dientes, como si caminar lentamente fuera una ofensa que mereciera desprecio y en ocasiones castigo.

A las siete de la mañana, a la hora de la fresca, en ese silencio de las calles anchas y vacías en el que uno puede ir en bici como si planeara en un ultraligero, también puede ocurrir el espanto. Las bicicletas son para el verano, para el ejercicio saludable y la movilidad sin emisiones tóxicas, pero no tienen defensa contra la barbarie. Las bicicletas son para pasear holgazanamente, pero también para ir a diario al trabajo. Óscar Fernández Pérez, un camarero de 37 años, iba al suyo en Madrid el miércoles 6 de agosto cuando fue arrollado por un conductor que se dio a la fuga y lo dejó agonizando en la calle. Óscar Fernández Pérez está muerto y el malnacido que lo mató no tiene gran motivo de preocupación. En 2012 lo detuvieron por conducir borracho de forma “negligente y temeraria” y le retiraron el carnet. Pero en febrero de este año lo habían vuelto a detener conduciendo y el único castigo fue una ampliación en la retirada inútil del carnet. Con un historial así, y habiendo huido después de atropellar mortalmente a un ciclista, cabría esperar que la justicia lo tratara con algo de rigor. Pero en nuestro país las leyes y el sistema judicial protegen casi siempre a los poderosos contra los débiles, a los corruptos contra los honrados, a los bárbaros contra las personas apacibles, a los conductores contra los ciclistas y los caminantes. El golpe que mató a Óscar Fernández Pérez fue tan fuerte que su bicicleta despedazada quedó a 15 metros de su cuerpo, pero el juez ha considerado que el conductor sin carnet que lo atropelló y no tuvo ni la compasión de parar y ayudarle merece quedar en libertad con cargos, después de declarar. El único delito que su señoría ha apreciado es homicidio por imprudencia. La pena por acabar así con una vida va de uno a cuatro años. José Javier Fernández Pérez, hermano de Óscar, lo ha resumido mejor que nadie, con unas pocas palabras verdaderas: “La justicia es una mierda. Matar sale muy barato en este país”.

www.antoniomuñozmolina.es
avatar
Tolistoval

Mensajes : 2419
Reputación : 53
Fecha de inscripción : 01/08/2013
Edad : 61
Localización : Bogotá

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por El Forastero el Dom Ago 18, 2013 9:40 am

Me encontré con esto:


SINOPSIS
En la cuarta etapa del Tour de Francia, Tobias Gros, el favorito e imbatible ganador de las cuatro últimas ediciones de la carrera, muere asesinado mientras descansa en un hotel tras una jornada agotadora. Uno de los primeros sospechosos es Santi Mieses, corredor del equipo rival que habló con Gros poco antes de que éste fuera asesinado. Para atajar las habladurías, Luis Carrión, el director del equipo donde pedalea Mieses, contrata al detective Ricardo Cupido, mero espectador de una de las etapas reinas, el ascenso al Tourmalet.



Fragmentos de una crítica publicada AQUI:

[...] El relato criminal lo mismo encubre la densidad psicológica que el documento social, además de mostrarse también como narración escueta de los caminos que conducen a desvelar la verdad oculta bajo un crimen. En esta última manera se inscribe Contrarreloj,, otra andanza de su pareja de investigadores, el detective privado Ricardo Cupido y su silencioso ayudante Alkalino. En esta ocasión el “caso” se sitúa en la más importante de las competiciones ciclistas, el Tour.  [...] la víctima es un corredor, el favorito para ganar por quinta vez en París. Las sospechas recaen en un ciclista español y el responsable de su equipo, que trabajó en la cárcel donde Cupido cumplió condena, encarga al detective una investigación paralela a la judicial.

El Tour es mucho más que un contexto; es un homenaje a este esforzado deporte. Por eso pasan medio centenar de páginas antes de que ocurra nada inesperado y otras se dedican a desmenuzar las exigencias de estas competiciones y a convertirlas en símbolo de un reto humano, empeño logrado sin retóricas ni abstracciones trascendentalistas. Sin duda, el autor comparte la admiración por el ciclismo y de una vivencia interiorizada sale una subyugante tensión narrativa. Algunos fragmentos elevan el tono descriptivo a las alturas de la épica.

No practica, sin embargo, Fuentes el idealismo del deporte de competición y coloca el asesinato en una problemática muy actual, el dopaje y los intereses que rodean estos acontecimientos.  [...] Al crimen siguen más percances, y se forma una tupida trama de intriga que evoluciona con misterio y mantiene el suspense sin desfallecimiento hasta la resolución final. [...] Los capítulos siguen las etapas de la carrera. Algunas incursiones en el pasado de los personajes, variada y atractiva galería, explican su proceder. La lengua es cuidadosa pero clara. Los párrafos, breves, salvo, con magnífico efecto, las páginas de prosa encadenada para dar plasticidad a la angustiosa subida al Tourmalet.

Contrarreloj es una novela de muy gustosa lectura, entretenida y con fondo, un modelo de literatura de calidad para lectores comunes.

_________________
El dinero no compra la felicidad, pero compra bicicletas y eso es casi lo mismo
avatar
El Forastero
Admin

Mensajes : 5162
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Localización : Ibagué

Ver perfil de usuario http://larutadelescarabajo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Gianni in testa el Sáb Ago 24, 2013 6:59 pm

Siempre me encantó esta Vietato Introdurre Biciclette de Cortazar...

VIETATO INTRODURRE BICICLETTE


En los bancos y casa de comercio de este mundo a nadie le importa un
pito que alguien entre con un repollo bajo el brazo, o con un tucán, o
soltando de la boca como un piolincito las canciones que me enseñó mi
madre, o llevando de la mano un chimpancé con tricota a rayas. Pero
apenas una persona entra con una bicicleta se produce un revuelo
excesivo, y el vehículo es expulsado con violencia a la calle mientras
su propietario recibe admoniciones vehementes de los empleados de la casa.

Para una bicicleta, entre dócil y de conducta modesta, constituye una
humillación y una befa la presencia de carteles que la detienen
altaneros delante de las bellas puertas de cristal de la ciudad. Se sabe
que las bicicletas han tratado por todos los medios de remediar su
triste condición social. Pero en absolutamente todos los países de esta
tierra está prohibido entrar con bicicletas. Algunos agregan: <y
perros>, lo cual duplica en las bicicletas y en los canes su complejo de
inferioridad. Un gato, una liebre, una tortuga, pueden en principio
entrar en Bunge & Born o en los estudios de abogados de la calle San
Martín sin ocasionar más que sorpresa, gran encanto entre telefonistas
ansiosas o, a lo sumo, una orden al portero para que arroje a los
susodichos animales a la calle. Esto último puede suceder, pero no es
humillante, primero porque sólo constituye una posibilidad entre muchas,
y luego porque nace como efecto de una causa y no de una fría
maquinación preestablecida, horrendamente impresa en chapas de bronce o
de esmalte, tablas de la ley inexorables que aplastan la sencilla
espontaneidad de las bicicletas, seres inocentes.

De todas maneras, ¡Cuidado, gerentes! También las rosas son ingenuas y
dulces, pero quizá sepáis que en una guerra de dos rosas murieron
príncipes que eran como rayos negros, cegados por pétalos de sangre. No
ocurra que las bicicletas amanezcan un día cubiertas de espinas, que las
astas de sus manubrios crezcan y embistan, que acorazadas de furor
arremetan en legión contra los cristales de las compañías de seguros y
que el día luctuoso se cierre con baja general de acciones, con luto en
veinticuatro horas, con duelos despedidos por tarjeta.

_________________
“Los cortesanos, sin salir de sus aposentos, ni de los umbrales de la corte, se pasean por todo el mundo, mirando un mapa, sin costarles blanca, ni padecer calor ni frío, hambre ni sed; pero nosotros, los caballeros andantes verdaderos, al sol, al frío, al aire, a las inclemencias del cielo, de noche y de día, a pie y a caballo, medimos toda la tierra con nuestros propios pies”

Don Quijote de la mancha capítulo 6.

¿Un caballero andante no es  demasiado parecido a un ciclista?
avatar
Gianni in testa

Mensajes : 1612
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 30/07/2013
Edad : 50
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Gianni in testa el Sáb Ago 24, 2013 7:11 pm

Que tal este bonito esfuerzo poético en Bucaramanga llamado "EL jardín de las bicicletas" ? ver aquí...
avatar
Gianni in testa

Mensajes : 1612
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 30/07/2013
Edad : 50
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por El Forastero el Jue Sep 05, 2013 5:32 pm

la tentacion de la bicicleta (Edmundo de Amicis)

El autor ligur es reconocido por novelas tan cursis y entrañables como Corazón, pero pocos saben que en 1906, a sus 60 años, todavía albergaba una pasión secreta. Un deseo que lo hacía despertar en las noches pataleando entre las cobijas.

Durante varios años, antes de que el uso de la bicicleta se popularizara, el nuevo ejercicio fue para mí sobre todo un espectáculo placentero. No pocas veces, sin embargo, corrí el riesgo de terminar en el Hospital Mauriziano, pues solía detenerme absorto ante el paso de un ciclista y no notaba a otro que me sorprendía por la espalda. ¿Quién hubiera pensado que la bicicleta se me iba a convertir en una tentación?

La primera vez que me sentí seducido fue en la cafetería del Consejo Comunal, donde oí a un diputado –bastante maduro por cierto– decir emocionado a un colega: "Créeme: dolores artríticos, reumatismos, migrañas, falta de apetito, insomnio, todo desaparece como por encanto". Pensé: "¿Cuál será la portentosa receta?". Ese consejero no parecía un amante ciego de las novedades, más bien todo lo contrario. Cuando entendí que se trataba de la bicicleta me dije: "¿Y si fuera cierto? ¿Y si la bicicleta fuera la cura rotatoria que me regenerase?".

La segunda tentación tuvo lugar sobre la vía Margherita. Había un viejo de aspecto decrépito que parecía sufrir de una grave enfermedad, un verdadero esqueleto vestido. Se esforzaba por hacer avanzar un triciclo con sus pobres piernas de insecto; apenas si se movía, con la lentitud de los encapuchados de Dante, dando un espectáculo indigno de impotencia infantil. Muchos curiosos se detenían para observarlo; sonreían, como si se tratase de alguien que, en un heroico esfuerzo, intentara resolver un absurdo problema de dinámica. Recorridos diez metros en no menos de un minuto, el viejo terminó con la rueda delantera frenada contra los rieles del tranvía: el "gigantesco" obstáculo lo detuvo. En un ataque de lástima, un espectador le dio un suave empujón. El triciclo superó los rieles y retomó su andar lento de tortuga enferma, seguido por las carcajadas de una multitud de curiosos.

Aun así, en los ojos entreabiertos de ese hombre –con la mirada fija en el manubrio como si no hubiera nada más a su alrededor– brillaban tal sentimiento de complacencia, casi de vanidad y de osadía juvenil, y tal fe ciega en la eficacia milagrosa de esa parodia gimnástica que, pese a la compasión que parecía despertar, la suya seguía siendo una admirable demostración de fuerza y velocidad. El escenario me dio una idea más clara de las mentadas maravillas del ciclismo. Si un ejercicio así –pensé– puede proporcionar tal goce a este mísero personaje, ¿qué no hará en un hombre que sea todavía un hombre?

Así, entré en un período de tentaciones secretas, alimentadas también por quienes insisten en vendernos cualquier cosa nueva. Cómo no sentirse tentado si al menos siete veces a la semana nos preguntan: ¿por qué no montas, o por qué no montan, en bicicleta?

Hubo gente que se lo tomó a pecho y, queriendo salvar mi alma, me propusieron tomar clases (aunque fuera a escondidas), además de ofrecerme su amistosa compañía en mis primeras excursiones. Recibí también cartas de amigos a los que el ciclismo se les había convertido en una pasión absorbente, tanto que intentaban inducirme con cálidas palabras. Hubo varios que llegaron incluso a aguijonearme a través de la crítica literaria. Uno, por ejemplo, me escribió: "Verías cuánta riqueza podría adquirir tu estilo. Hay en algunas de tus mejores páginas señales de estancamiento. Eso no te volvería a ocurrir nunca más". Otro me dijo: "Si usted pedaleara, su mente sería capaz de abrazar una mayor cantidad de elementos al mismo tiempo". Estas observaciones, debo confesar, me hicieron meditar mucho. Empecé a decirme, cada vez que me encontraba en una dificultad: "¡Si hubiera pedaleado un poco esta mañana...!".

Había ocasiones en las que, seguro ya de que nadie estaba mirando, examinaba con detalle una bicicleta apoyada en un muro. Me sentía forzado a aferrarla, a palparla, a ponerla en movimiento, a preguntarle –como si se tratase de un ser dotado de conciencia– si era cierto que ella tenía la virtud de devolver unas horas de juventud a un hombre maduro. Si con su andar era capaz de diluir en el aire la melancolía que nos asalta por la espalda, y de llevar al caballero a casa con el ánimo y la sangre renovados. Los reflejos que producían sus delgados miembros de acero me parecían miradas seductoras, sonrisas de promesa, guiños de invitación amorosa a intentar la aventura.

Durante un tiempo fue sencillo hacer a un lado la tentación con arte y gallardía. No, me repetía, el hombre sobre la bicicleta no se ve bien, forma con el cuerpo un ángulo ridículo, como el de una marioneta doblada en dos. Tiene razón Giovanni Verga en su soneto milanés: "De la cintura para arriba es un sastre jorobado, / de la cintura para abajo un afilador enloquecido". Es comprensible, e incluso placentero a la vista, que los flacos monten en bicicleta. ¡Pero los vejetes gordos! Lo desproporcionado de esos cuerpos enormes con respecto a los delgadísimos radios de las ruedas hace que estos parezcan tan frágiles que pudieran doblarse en cualquier momento bajo el peso de las descomunales nalgas. Todo el ejercicio da a los caballeros la apariencia de elefantes sentados en tílburis.

Un hombre con el pelo blanco, con ese juguete entre las piernas, me recuerda a esos viejos chinos que se mueven de manera infantil por las calles de Pekín jugando con sus dragones voladores. Pensaba en cuántas veces me había divertido viendo a esos rollizos padres de familia que pasaban con el sombrero calado hasta las orejas y los pantalones remangados a la altura de los tobillos. Remaban con las piernas –casi como náufragos–, resoplando como focas perseguidas; y con la parte de atrás de los vestidos ondeando desordenadamente por el viento, parecían perros enloquecidos cuando se dan a la fuga. Reconocía el momento preciso en que sus ojos se dilataban por el terror que les producía el encuentro con un obstáculo imprevisto. Hacían que las jóvenes se voltearan a mirarlos con una sonrisa en la cara que sugería: "¡Ese de ahí no roba corazones con su forma de montar en bicicleta, seguro que no!".

Me repetía incesantemente: "No hay caso, tú no serías mucho más seductor que ellos". Así alejaba a los tentadores insistentes. Pero volvían a la carga y me decían: "¿Qué tal si pedalea por el campo?". Yo me negaba: "Tampoco quiero hacer reír al campo. Entiendo que estamos en tiempos difíciles, en los que un buen ciudadano debería hacer todo lo posible por salvar a la sociedad de afanes y pensamientos opresivos, pero no me atrevo a hacer tal sacrifico por el bien público. ¿Puede imaginarme haciendo sonar la corneta por la vía Garibaldi? Se reirían incluso los que van a pagar el impuesto de la riqueza móvil. No nos digamos mentiras, ya no estoy para esos trotes".

Pero la prueba más dura vino después, cuando sucumbieron conocidos y amigos de mi edad. Algunos me lo anunciaron. Otros lo callaron, pero a todos los cogí infraganti, uno por uno, andando por las calles y los senderos de la ciudad. A más de uno arranqué la confesión de haber caído en el pecado. Casi todos cayeron, empezando por aquellos a quienes no me imaginaba capaces de dar el salto: profesores calvos, hombres canosos, panzones y arqueados, coroneles jubilados, subcomandantes en retiro, senadores con la columna vertebral torcida, caballeros doblados por los reumas, barbas grises, rodillijuntos, gafas verdes, zapatos de gamuza. Entonces fui presa de la melancolía y el vacío que sienten los célibes testarudos cuando ven a sus amigos íntimos próximos al matrimonio. La bicicleta me robaba compañías agradables, me alejaba de los viejos conocidos. Uno de los casos que más me dolió fue el de mi buen amigo Daghetto, un artesano socialista y consejero de provincia. Una tarde pasó volando como un golpe de viento, el rostro sonreído, como diciéndome con doble sentido: "¡Tú te quedas atrás, lento!".

Uno de los últimos que descubrí fue al escultor Tabacchi. Me lo encontré en un tranvía; parecía algo desalineado. Sus movimientos eran torpes porque llevaba un brazo en cabestrillo. Cuando le pregunté cómo se había hecho daño me confesó con cierto pudor y vergüenza que se había caído de ese aparato. "¡Tú también!", exclamé con verdadera aflicción. ¡Sí, él también! Parecía que yo era el único que todavía pisaba la tierra y las piedras mientras que toda mi generación volaba. Pero lo más humillante era que todos esos ciclistas cincuentones, cuando me encontraban por la calle, mermaban el paso, e imitando el comportamiento de un joven caballero se balanceaban sobre el sillín con el busto echado hacia atrás, sostenían la marcha de la bicicleta con una sola mano mientras me saludaban con la otra. Entonces me dirigían una sonrisa compasiva, como asegurándome que, pese a la "diferencia de edad" que nos separaba, yo conservaría siempre su briosa amistad. Incluso la de aquellos que, cuando andaban a pie, parecían sostener el alma con la prótesis dental.

Yo intentaba en vano consolarme suponiendo que se veían ridículos. Pero no lograba más que crisparme con impaciencia. Era como burlarse de un anciano que baila con una hermosa joven; podrá ser grotesco, pero, ¿qué importancia tiene si él es feliz?

Entre los que insistían con el tema de la bicicleta, hubo uno en particular que fue mi perseguidor –no diré el nombre por temor a que tome represalias y vuelva a ponerse al acecho–. Era un peso pesado de la administración pública, el más elegante de mis coetáneos, no hay duda. Uno de esos personajes a los que pareciera que el tiempo rejuvenece en vez de abofetearlo. Después de haberme dado una cantidad de consejos inútiles, se empecinó en hostigarme cada vez que me veía sobre la plataforma del tranvía. Se acercaba en la bicicleta y me gritaba fuerte: "Si lo intentaras, qué placer... ¡Hasta escribirías un libro!". Después emprendía carrera como un halcón; en menos de un minuto recorría de nuevo la calle y volvía para decirme: "¿Te das cuenta? Llegarías siempre a tiempo". Cuando paseaba por la ciudad, me rastreaba con sus ojos de lince y venía a mi encuentro apresurado, se bajaba de la bicicleta con toda frescura, rozagante, y con los ojos centelleantes me decía: "¡Qué mala cara traes esta mañana! ¿No te vas a decidir nunca a probar la gran cura? Mírame, yo tengo la salud de un pez y el apetito de un búfalo".

Parecía como si se posara en la puerta de mi casa esperando verme salir. Después me abordaba en la mitad de la calle y me lanzaba la consabida indirecta. Me ponía colérico. Muchas veces deseé que se le pinchara una llanta. Para colmo, un día sobre la calle Cernaia, ya entrada la tarde, estuvo a punto de atropellarme con ese aparato. "Ah, desgraciado –le grité a su espalda fugitiva–, ¿tú quieres convertirme al ciclismo mandándome al hospital?". Ese día sentí la necesidad de decidirme. Si estaba destinado a morir en bicicleta, era más honorable desplomarse como el caballero caído que como el soldado pisoteado. Al menos le dejaría a mi tormento un motivo para arrepentirse.

Además estaban los provocativos alicientes literarios. El primero fue Zola con París y la descripción de las eufóricas carreras entre Pedro y María. Transportados por "la embriaguez de la velocidad fulminante", se escabullían juntos entre las sombras de los bosques de Poissy. Después Guerrini que, en aquellas frescas páginas, retrata el placer y el júbilo que sentía al pasear con su hijo desde Bolonia hasta Florencia, "en las promesas del alba, en el triunfo de la luz cenital y en la paz de los ocasos". También el aturdido Oriani, poeta erudito y demonio, logró llevarme aferrado a su cuello desde Faenza, a través de los Apeninos, hasta Siena y Pistoia, como si fuéramos el centauro Caco y su dragón. Lo mismo hizo el mago de Maeterlinck con esa descripción encantada "en que la calle ya recorrida es un continuo punto de llegada, y cada centímetro de tierra toma la forma adorable de la meta y se encuentra a un día de distancia a la misma hora en cada lugar". E incluso Giambattista Giorgini con su estupendo poema "In byciclettam", que me hizo cerrar la Rivista d'Italia con un suspiro de desprecio: "¡Tú también, senador cacreco, me atormentas en latín!".

Ni hablar de la cantidad de cuadros de costumbres, poemas, cuentos y artículos periodísticos que se encargaban de glorificar ese par de detestables ruedas. Estaba constreñido a leerlos todos a pesar de mi negativa, cautivado como un autómata por esa virtud odiosa y prepotente, por el encanto de la atracción fatal. Los leía con una curiosidad tan anhelante que los términos técnicos, las imágenes y las frases llamativas se me estampaban en la mente como deseos que debía escudriñar. Las lecturas hacían pulular en mi cabeza una pila de ideas para cuentos literarios: amores pedaleados, celos en el sillín, secuestros en bicicletas de dos puestos. Fantasías y tentaciones artísticas que después de un momento inicial de excitación se derrumbaban. No había caso, por más esfuerzos que hiciera y sin importar cuánto pudiera modificar mi estilo, un lector ciclista se percataría de mi falta de experiencia viva. Cerrarían el puño sobre mi prosa exclamando: "¡Este no pedalea!".

Terminé por entrar en un período en el que la bicicleta dominó por completo mis pensamientos diurnos y nocturnos. Me convertí en una suerte de ciclista de almohada. En los sueños volvía sobre las imágenes que me había dejado la lectura y, como era incapaz de recordar en ese estado de conciencia, la sensación engañosa de estar sobre la bicicleta en la mitad de un paseo parecía real. ¡Ah, finalmente!, ¿era necesario tanto escándalo para decidirse? ¿Cómo pude ser tan obstinado? Sí, tenían razón. La sensación de libertad, de anular cada molesta necesidad de la vida, es como hacer a un lado la dominación del espacio intentando escapar hacia el infinito. Aferrar el aire, casi hasta perder las dimensiones de la tierra, da la ilusión de ser llevado por dos grandes alas invisibles. La caricia violenta del viento me embiste entrando por las venas y el alma como el abrazo apasionado de la juventud que vuelve por unos instantes. La sucesión vertiginosa de paisajes, la calle que se me escapa debajo de los pies como un torrente blanco que se precipita. Los árboles se arrojan a mi encuentro y se desvanecen por el rabillo del ojo como fantasías revolcadas por un huracán. El vuelo hace que las criaturas humanas se vean torpes, somnolientas y esclavizadas. La noción de tiempo parece desvanecerse con los cambios del entorno. El ejercicio me embriaga de aire, de frescura y de luz. Sonrío y me estremezco mientras sueño con una nueva vida en que la alegría parece sobrehumana, casi como un rapto celeste.

Pero ¡ay! despertar siendo solo un peatón era canalla. La presión cotidiana a la que me sometía la bicicleta era difícil de sobrellevar y más agria se hacía mi cólera cuando me descubría un cobarde, incapaz de dar el paso tan deseado y temido.

Sí, renuncié, pero el ánimo no se resigna. Hay mañanas en las que, cansado y agobiado por las penas, me alejo de ese objeto que un amigo alguna vez definió como el más triste de los cuadrúpedos –el escritorio–, y me asomo a la ventana para ver pasar a esos caballeros veteranos y regordetes que atraviesan la plaza en dirección a la avenida Rivoli. Como si volaran sobre las ruedas, van con la cara levantada al viento para beber el aire primaveral. Una sensación amarga de envidia invade mi alma perezosa y me repito irritado: "¡Ya es muy tarde! Vuelve a tu timorato lugar de trabajo, viejo decrépito... ¡Ah, miserable!".

Solo me queda algo por decir a los amigos corpulentos y cubiertos por las canas –a los que conozco y a los que no–. Si llegada esa edad ingrata todavía sienten la necesidad de saltar sobre la bicicleta, pero por pereza o vergüenza se niegan a hacerlo, abandonen de una buena vez su tozudez y evítense una larga y agotadora lucha. Arrójense al sillín con el ánimo resuelto, adiéstrense en este nuevo arte aunque se den unos buenos golpes y sean la burla de la ciudad. Una ruptura de costillas o la ociosa risa de la gente serán más soportables que un decenio de añoranzas y nostalgia. Sigan mi consejo: pongan, como alguna vez dijo Oriani, "las manos sobre el manubrio y el alma al viento". De lo contrario, terminarán mordiéndose las manos y vendiendo el alma al diablo.

Tomado de elmalpensante.com

_________________
El dinero no compra la felicidad, pero compra bicicletas y eso es casi lo mismo
avatar
El Forastero
Admin

Mensajes : 5162
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Localización : Ibagué

Ver perfil de usuario http://larutadelescarabajo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por pataletas el Mar Oct 15, 2013 5:21 am

lista de libros publicados sobre ciclismo profesional colombiano:

Rutas de gloria (Fabio Rincon)
El exposito ,via crucis de Cochise (Miguel Zapata Restrepo)
50 años de Ciclismo (clasico rcn)
la gran historia de la vuelta Colombia (urrego caballero)
Historia de la vuelta a Colombia en bicicleta
Los escarabajos de la vuelta Colombia (editorial oveja negra)
Los reyes de la vuelta Colombia (urrego caballero)
Historia del ciclismo de Santander (Autores:Alberto Galvis y Henry Isidro Florez)
La historia del ciclismo en Colombia. 1999.(Autores: GAVIRIA TRUJILLO, Alejandro)
Cochise ,campeon de la bicicleta y de la vida (Horacio Gil Ochoa)
Reyes de las montañas (matt Rendell)
La bicicleta, mi cámara y yo(Horacio Gil Ochoa)

pataletas

Mensajes : 17
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 04/10/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Diego Zabala el Miér Nov 19, 2014 9:05 am

Ya es algo viejo, pero me pareció interesante esta lectura, se las comparto:

http://www.elmalpensante.com/articulo/3005/la_conquista_de_europa

_________________
Globero
avatar
Diego Zabala

Mensajes : 1306
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 07/08/2013
Edad : 31
Localización : Bogota / Cartagena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Diego Zabala el Miér Nov 26, 2014 10:52 am

Varios de ustedes que son mas veteranos y tal vez, mas curtidos en el mundo del ciclismo, saben en Colombia donde puedo adquirir los libros de Matt Rendell? particularmente, "Kings of the mountains" y "Olympic Gánster" tengo una curiosidad horrible por leerlos...

Si hay otros libros similares, ya sea en español, inglés o alemán y me los quieran recomendar, con mucho gusto... esto porque en vacaciones me iré pa mi tierra y allá poco o nada podré montar bicicleta y quisiera invertir mi tiempo libre leyendo...

Por último, si es muy jodido conseguir los libros acá en Colombia, hay alguien fuera del país con quien pueda conversar y que venga antes del 19 de diciembre que me los pueda comprar y entregar? obviamente que pagaré todo lo que sea necesario para adquirir el producto y la gestión... (Amazón y demás cosas por internet no son una opción, no tengo tarjeta de crédito y la verdad poco confío en esas dinámicas)

Muchas gracias.

_________________
Globero
avatar
Diego Zabala

Mensajes : 1306
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 07/08/2013
Edad : 31
Localización : Bogota / Cartagena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por asibisa el Miér Nov 26, 2014 4:52 pm

Diego para el libro de Rendell puedes ponerte en contacto con Klaus, el colombiano del blog Cycling Inquisition y seguro te da algun tipo de información.

Por otra parte y haciendo un off-topic de libro... tu eres el que en twitter dice ser seguidor de Inaxio Kortabarria? Joder que bueno! Idolo total de mis tiempos jovenes, aquellos maravillosos primeros años 80, cuando los equipos vascos les ganaron 4 ligas seguidas a los todopoderosos Madrid y Barsa.

_________________
"Sometimes you don't need a plan. You just need big balls.”-  Tom Boonen.

Yo... he visto cosas que los más jóvenes no creeríais.
A Hinault de amarillo, atacar sin necesidad más allá del Tourmalet.
He visto a Kelly brillar en su ocaso cerca de la meta de Sanremo.
Todas esas hazañas se perderán en el tiempo... como "marginal gains" bajo la lluvia.
Es hora... de acabar con el ciclismo-control, los pinganillos, los potenciómetros y los puntos-UCI.

http://altimetriascolombia.blogspot.com.co/
avatar
asibisa

Mensajes : 1962
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 03/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Diego Zabala el Miér Nov 26, 2014 9:15 pm

Gracias don Asibisa, estoy en contacto con Klaus a ver que pasa...

En cuanto a Inaxio, el ídolo, es referente de el equipo español que mas me gusta y el episodio de la bandera me hizo hacerme seguidor, un crack futbolística y políticamente

_________________
Globero
avatar
Diego Zabala

Mensajes : 1306
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 07/08/2013
Edad : 31
Localización : Bogota / Cartagena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por El Forastero el Jue Nov 27, 2014 10:19 am

Yo ahora estoy con este libro:


_________________
El dinero no compra la felicidad, pero compra bicicletas y eso es casi lo mismo
avatar
El Forastero
Admin

Mensajes : 5162
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Localización : Ibagué

Ver perfil de usuario http://larutadelescarabajo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por elreticente el Sáb Dic 13, 2014 1:05 pm

Uno de los reportajes más recordado sobre Cochise, escrito por Gonzalo Arango para Cromos en 1968 y que para el periodismo es un hito de la crónica y la entrevista:

http://www.gonzaloarango.com/ideas/cochise.html

Es un texto sin piedad sobre el ídolo de la época. Dos grandes se encontraron y generaron una literatura inolvidable.

42 años después, otro poeta busca a Cochise, y hace una contracronica:

http://www.laotrarevista.com/2012/03/cochise-y-gonzalo-arango-un-campeon-y-un-nadaista/
avatar
elreticente

Mensajes : 394
Reputación : 27
Fecha de inscripción : 21/03/2014
Localización : Medellín / Carmen de Viboral

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Licurgo el Mar Dic 30, 2014 3:22 pm

Yo no comparto una obra literaria, sino el reportaje callejero "La fiebre del ciclismo" escrito por Gabo en sus años de periodista para El Espectador.
http://www.elespectador.com/gabriel-garcia-marquez/fiebre-del-ciclismo-bogota-articulo-383542
avatar
Licurgo

Mensajes : 40
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Licurgo el Mar Dic 30, 2014 3:38 pm

Seguro muchos ya las leyeron, pero quienes no lo han hecho, disfrutarán de las 14 entregas de la historia del ciclista Ramón Hoyos Vallejo, escrita por Gabriel García Márquez en El Espectador en 1955. Les dejo el enlace. Saludos.

"...En los periódicos se dice que soy un buen trepador. Se admite como cierto que pierdo tiempo y terreno en las bajadas. Sin embargo, mis primeros contactos con la velocidad comenzaron de arriba hacia abajo, cuando descendía hacia la escuela en aquel destartalado y rudimentario carro de madera. Hoy, sobre una bicicleta, no soy capaz de desarrollar la velocidad a que bajaba todas las mañanas, hasta la escuela de Marinilla, donde el maestro Rivera me decía: “Ramón, acuérdate que la mucha carrera trae cansancio"".

http://www.elespectador.com/deportes/vuelta-colombia-palabras-de-gabo-articulo-509101
avatar
Licurgo

Mensajes : 40
Reputación : 0
Fecha de inscripción : 30/12/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por elreticente el Mar Jul 28, 2015 9:35 pm



De Ainara Hernandez, de la editorial Cultura Ciclistica (18 euros).

Me lo leí en dos días, riendo, llorando, imaginando mis ídolos de hoy cuando niños, cuando sus padres los regañaban, cuando les iba mal en el cole por estar pensando en la bicicleta.

Una obra literaria, sufrida, porque se hizo con el corazón. Un libro para tener en la biblioteca de todos los amantes del ciclismo, para ver los capos y ganadores de hoy como lo que son: humanos apasionados, locos por ir en bici, gente que los límites del dolor los tiene muy lejos, que aman alzar los brazos y celebrar.

Claro, tiene fallas en las descripciones pasaijisticas, pues va desde Urrao (Colombia), pasa por Adelaida (Australia), se estaciona en Nairobi (Kenia), vacaciona en por Mesina (Italia) y termina en Torrelavega (España). Desde lejos y por Youtube no se alcanza a obtener fineza en los olores, colores y esencias de cada lugar. Lástima.

Pero las historias están lindas, como uno sospechaba que iban a hacer. Valió la pena, en pleno Euro en casi 2000 pesos, endeudarse para comprar este libro y hacerlo saltar el charco hasta mis ojos y corazón.

Se los recomiendo.
avatar
elreticente

Mensajes : 394
Reputación : 27
Fecha de inscripción : 21/03/2014
Localización : Medellín / Carmen de Viboral

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Gianni in testa el Jue Dic 10, 2015 1:56 pm

Pongo acá estos cuatro libritos muy bien referenciados para que los investiguen , los compren y los compartan....Smile

[img][/img]

El primero una crónica de la historia de vida totalmente Garcia Marquiana de José Beyaert, campeón olímpico de ruta y campeón de la primera vuelta a Colombia...

[img][/img]

El segundo es un libro muy bien referenciado y según dicen muy ameno...se llama "Plomo en los bolsillos"...

[img][/img]

El tercero...el libro del Hermano de Luisón...también corredor y contemporáneo de su ilustre Hermano.

[img][/img]

El Cuarto...según se dice, una de las mejores biografías de Fausto.....




_________________
“Los cortesanos, sin salir de sus aposentos, ni de los umbrales de la corte, se pasean por todo el mundo, mirando un mapa, sin costarles blanca, ni padecer calor ni frío, hambre ni sed; pero nosotros, los caballeros andantes verdaderos, al sol, al frío, al aire, a las inclemencias del cielo, de noche y de día, a pie y a caballo, medimos toda la tierra con nuestros propios pies”

Don Quijote de la mancha capítulo 6.

¿Un caballero andante no es  demasiado parecido a un ciclista?
avatar
Gianni in testa

Mensajes : 1612
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 30/07/2013
Edad : 50
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Arley Hidalgo el Vie Dic 25, 2015 3:12 pm

Mis adquisiciones decembrinas Very Happy Un saludo y un feliz año a todos los foristas
avatar
Arley Hidalgo

Mensajes : 1753
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 08/05/2014
Edad : 25
Localización : Bogotá

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Gianni in testa el Miér Feb 10, 2016 3:53 pm

Les comparto este librito y los comentarios acerca de él, de la Web "Libros que me han gustado"..

[img][/img]

El título del libro de Cyrille Guimard ( Dans les secrets du Tour de France) se tradujo en versión en castellano como “Metido en carrera”. No es una traducción literal pero transmite  la esencia de lo que el autor nos narrará en su obra, qué sucede una vez dentro de la carrera ciclista más grande del mundo.

Cyrille-Guimard es toda una referencia en el ciclismo, 94 victorias (7 de ellas en el Tour de Francia), el Grand Prix du Midi Libre del 72, la clasificación por puntos en la Vuelta del 71 y cuando tuvo que dejar el deporte activo consiguió, como director deportivo 7 Tours.

Metido en carrera , escrito con colaboración Jean Emmanuel Ducoin y publicado en la versión original por la editorial Grasset y por Cultura Ciclista en la versión en castellano es una obra con un tipo de narrativa muy directa, cercana, agradable y amena.

La personalidad de Guimard, por lo que he podido ver a partir de otras fuentes y opiniones de gente que han trabajado con él, Fignon, Hinault entre otros, ya es así. Impetuosa, fuerte, resultadista.

Sabréis, y si no os lo cuento, que entre Fignon y Guimard hubo en una época una gran complicidad, siendo el primero corredor y el segundo director técnico, primero del Renault-Elf-Gitane, después del System U y finalmente del Castorama, y también como socios, pero todo eso al final se truncó y acabó como el rosario de la aurora.

De esto nos habla el autor, así como de grandes ciclistas, Jacques Anquetil (el intocable) , de Raymond Poulidor (la buena vida), de Eddy Merckx (el Caníbal), de Hinault (el potencial más grande de todos los tiempos) y reparte estopa a Lucien Van Impe (el hombre que no merecía el triunfo), a Greg LeMonde (el corredor que no atacaba nunca).

Y también de aspectos más generales sobre su visión del ciclismo, el dopaje, el futuro del Tour.

_________________
“Los cortesanos, sin salir de sus aposentos, ni de los umbrales de la corte, se pasean por todo el mundo, mirando un mapa, sin costarles blanca, ni padecer calor ni frío, hambre ni sed; pero nosotros, los caballeros andantes verdaderos, al sol, al frío, al aire, a las inclemencias del cielo, de noche y de día, a pie y a caballo, medimos toda la tierra con nuestros propios pies”

Don Quijote de la mancha capítulo 6.

¿Un caballero andante no es  demasiado parecido a un ciclista?
avatar
Gianni in testa

Mensajes : 1612
Reputación : 37
Fecha de inscripción : 30/07/2013
Edad : 50
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Diego Zabala el Miér Mayo 10, 2017 10:27 am

Ya que están reviviendo temas, les comento que en la Feria del Libro de este año vi varios libros que me llamaron la atención, algunos caros y solo pude comprar tres, pequeños pero hasta ahora entretenidos.

1. Todo tuvo un comienzo de Indalecio Castellanos, libro corto y fácil de leer, básicamente es la historia de vida de Efraín Forero Triviño, desde sus inicios, hasta su lanzamiento en parapente (!) del año pasado para celebrar el día del padre, el libro está narrado en primera persona, como si el Zipa fuera el que estuviera hablándonos, trae buenas anécdotas, no se va a ganar nunca un premio porque no es una obra de arte, pero me entretuvo en los dos días que me tomó leerlo sentado en transmilenio en mis ida/vuelta al trabajo.

2. Cuentos del Tour de Sergio López - Egea, la verdad no lo conocía, solo la descripción que hacen del man en la contra portada, apenas lo empecé hoy, llevo 30 páginas y es parecido a "plomo en los bolsillos" de Ander Izaguirre que leí hace unos años, son historias del Tour, desde Ocaña hasta nuestros días, anécdotas de las peripecias del man para el cubrimiento y cosas así.

3. Les quedo debiendo el nombre del tercer libro, no lo recuerdo y no lo traje a la oficina, pero al parecer también es parecido al anterior, anécdotas, historias de carreras etc.

Quisiera haber podido comprar mas, pero de dónde flores si no hay jardín.

Saludos

pd. Por cierto, nadie hizo reseña o comentó algo de Reyes de las Montañas de Rendell, lo leí el año pasado, muy bueno, ameno, didáctico y entretenido, una muy buena inversión.

_________________
Globero
avatar
Diego Zabala

Mensajes : 1306
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 07/08/2013
Edad : 31
Localización : Bogota / Cartagena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Arley Hidalgo el Miér Mayo 10, 2017 10:12 pm

Sí, había un stand dedicado a ello, creo que se llaman Fundación Ciudad Humana, campaña leer en bici. En Bogotá, se consiguen varios de los libros que están en esta página http://www.librosderuta.com/3-nuestros-libros mediante pedidos en línea.

Por mi parte compré uno llamado Cumbres de Leyenda el cual consiste en una serie de relatos sobre las historias que se han vivido en las cimas más míticas del Tour de Francia y los ciclistas que han logrado dominarlas. Escrito por Carlos Arribas y Sergi López-Egea. Cuando lo lea comparto una reseñita.

PD: Quería mucho comprar la biografía de Fignon (Éramos jóvenes e inconscientes) pero pues el bolsillo no daba para tanto
avatar
Arley Hidalgo

Mensajes : 1753
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 08/05/2014
Edad : 25
Localización : Bogotá

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Jue Mayo 11, 2017 6:53 pm

Bueno amigos, creo que leer sobre ciclismo es la pasión de muchos de los que participamos de este foro, hay muchos libros sobre el tema y hay varios que tenemos algunos de ellos, pero el hecho de prestar un libro siempre ha sido complicado, por eso he pensado que si alguien tiene libros de ciclismo en formato digital quizás aproveche este espacio para compartirlos, yo tengo algunos en ese formato y voy a mirar como los comparto, nuestros expertos en sistemas quizás nos den una mano al respecto.
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por El Forastero el Jue Mayo 11, 2017 6:56 pm

Álvaro, si lo tiene en PDF se puede alojar en internet para ser descargado desde allí. El foro tiene un pequeño espacio para alojar archivos, así que si no es muy pesado se puede aquí directamente (Me lo envía por correo y yo lo subo).

La otra opción es subirlo a la nube (Google Drive u One drive) y se comparte un enlace para que sea leído y quien quiera lo descargue

_________________
El dinero no compra la felicidad, pero compra bicicletas y eso es casi lo mismo
avatar
El Forastero
Admin

Mensajes : 5162
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Localización : Ibagué

Ver perfil de usuario http://larutadelescarabajo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Jue Mayo 11, 2017 7:33 pm

Gracias Paulo por la idea, creo que los voy a ir incluyendo en Google drive, mañana empiezo a colgar algunos de los libros que tengo.
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Jue Mayo 11, 2017 9:46 pm

Bueno, voy a ensayar a ver si puedo colgar un libro, el primero que quiero compartir es "En París Se Han Vuelto Locos" de Jon Rivas, con un prólogo de Oscar Pereiro.
Se encuentra en formato para Word y trata de una serie de historias relacionadas con el Tour.

https://drive.google.com/file/d/0B2fdCAPHCE2PUnlVM3c4TERvbnM/view?usp=sharing
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Jue Mayo 11, 2017 9:56 pm

@Albamo1 escribió:Bueno, voy a ensayar a ver si puedo colgar un libro, el primero que quiero compartir es "En París Se Han Vuelto Locos" de Jon Rivas, con un prólogo de Oscar Pereiro.
Se encuentra en formato para Word y trata de una serie de historias relacionadas con el Tour.

https://drive.google.com/file/d/0B2fdCAPHCE2PUnlVM3c4TERvbnM/view?usp=sharing

Creo que el ensayo fue exitoso y quedó bien colgado el primer libro, espero que les guste, periódicamente seguiré subiendo libros relacionados con este deporte que nos apasiona.
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por El Forastero el Jue Mayo 11, 2017 10:20 pm

Todo un éxito el intento. Muchas gracias Albamo Very Happy

_________________
El dinero no compra la felicidad, pero compra bicicletas y eso es casi lo mismo
avatar
El Forastero
Admin

Mensajes : 5162
Reputación : 60
Fecha de inscripción : 29/07/2013
Localización : Ibagué

Ver perfil de usuario http://larutadelescarabajo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por pipebernal el Jue Mayo 11, 2017 10:58 pm

Ufff gracias qué interesante. De una lo intento de leernaunque por estos días el trabajo no da tanto tiempo.
avatar
pipebernal

Mensajes : 2404
Reputación : 63
Fecha de inscripción : 28/05/2014
Edad : 31
Localización : Colombia

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Arley Hidalgo el Vie Mayo 12, 2017 12:07 am

Bueno, para ir formando una especie de biblioteca digital sobre ciclismo, aquí les comparto "Racing Through the Dark" de David Millar.




https://drive.google.com/open?id=0B2hVwKj_pAyuNzJ4NWt0UEhlNDA
avatar
Arley Hidalgo

Mensajes : 1753
Reputación : 35
Fecha de inscripción : 08/05/2014
Edad : 25
Localización : Bogotá

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Diego Zabala el Vie Mayo 12, 2017 11:42 am

Muchas gracias Albamo, me leí el capítulo de Colombia 2.0 y fue amena la lectura... otro para agregar a la colección.

Aunque no soy mucho de libros digitales (menos desde que cuchillo en mano me quitaron mi ipad Sad ) haré el intento de leerlo completo...

Tengo en pdf el libro de Hamilton, que leí hace años, no se si a alguno le interese, pero por favor me explican como y a donde subirlo porque ni idea... gracias.

_________________
Globero
avatar
Diego Zabala

Mensajes : 1306
Reputación : 18
Fecha de inscripción : 07/08/2013
Edad : 31
Localización : Bogota / Cartagena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Vie Mayo 12, 2017 11:54 am

@Diego Zabala escribió:Muchas gracias Albamo, me leí el capítulo de Colombia 2.0 y fue amena la lectura... otro para agregar a la colección.

Aunque no soy mucho de libros digitales (menos desde que cuchillo en mano me quitaron mi ipad Sad ) haré el intento de leerlo completo...

Tengo en pdf el libro de Hamilton, que leí hace años, no se si a alguno le interese, pero por favor me explican como y a donde subirlo porque ni idea... gracias.

Hola Diego, yo también soy un novato en esto de subir archivos, pero atendiendo la recomendación de @Elforastero me animé a subirlo a google drive y debo decir que fue muy sencillo.
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Vie Mayo 12, 2017 12:04 pm

Se acabó de publicar en el blog de La Ruta del Escarabajo, una muy buena reseña que  Arley Hidalgo hizo sobre el libro autobiografico "El Gregario", escrito por el ex-ciclista Charly Wegelius.
http://larutadelescarabajo.com/gregario-charly-wegelius/
Así que si ya la leyeron y quedaron con ganas de leer el libro, aquí les dejo el enlace para que lo disfruten.
El libro esta en un  archivo PDF



https://drive.google.com/file/d/0B2fdCAPHCE2PUHpacVE4Q0N0dGc/view

Próximamente seguiré incluyendo títulos que espero sean de su agrado.


Última edición por Albamo1 el Sáb Sep 09, 2017 9:16 pm, editado 2 veces
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Germán Tamayo López el Vie Mayo 12, 2017 8:20 pm

Gracias por este hilo. :y

_________________
-----------------------
Novato
avatar
Germán Tamayo López

Mensajes : 291
Reputación : 8
Fecha de inscripción : 17/03/2017
Edad : 45
Localización : Bogotá

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Sáb Mayo 13, 2017 8:11 am

@El Forastero escribió:Me encontré con esto:


SINOPSIS
En la cuarta etapa del Tour de Francia, Tobias Gros, el favorito e imbatible ganador de las cuatro últimas ediciones de la carrera, muere asesinado mientras descansa en un hotel tras una jornada agotadora. Uno de los primeros sospechosos es Santi Mieses, corredor del equipo rival que habló con Gros poco antes de que éste fuera asesinado. Para atajar las habladurías, Luis Carrión, el director del equipo donde pedalea Mieses, contrata al detective Ricardo Cupido, mero espectador de una de las etapas reinas, el ascenso al Tourmalet.



Fragmentos de una crítica publicada AQUI:

[...] El relato criminal lo mismo encubre la densidad psicológica que el documento social, además de mostrarse también como narración escueta de los caminos que conducen a desvelar la verdad oculta bajo un crimen. En esta última manera se inscribe Contrarreloj,, otra andanza de su pareja de investigadores, el detective privado Ricardo Cupido y su silencioso ayudante Alkalino. En esta ocasión el “caso” se sitúa en la más importante de las competiciones ciclistas, el Tour.  [...] la víctima es un corredor, el favorito para ganar por quinta vez en París. Las sospechas recaen en un ciclista español y el responsable de su equipo, que trabajó en la cárcel donde Cupido cumplió condena, encarga al detective una investigación paralela a la judicial.

El Tour es mucho más que un contexto; es un homenaje a este esforzado deporte. Por eso pasan medio centenar de páginas antes de que ocurra nada inesperado y otras se dedican a desmenuzar las exigencias de estas competiciones y a convertirlas en símbolo de un reto humano, empeño logrado sin retóricas ni abstracciones trascendentalistas. Sin duda, el autor comparte la admiración por el ciclismo y de una vivencia interiorizada sale una subyugante tensión narrativa. Algunos fragmentos elevan el tono descriptivo a las alturas de la épica.

No practica, sin embargo, Fuentes el idealismo del deporte de competición y coloca el asesinato en una problemática muy actual, el dopaje y los intereses que rodean estos acontecimientos.  [...] Al crimen siguen más percances, y se forma una tupida trama de intriga que evoluciona con misterio y mantiene el suspense sin desfallecimiento hasta la resolución final. [...] Los capítulos siguen las etapas de la carrera. Algunas incursiones en el pasado de los personajes, variada y atractiva galería, explican su proceder. La lengua es cuidadosa pero clara. Los párrafos, breves, salvo, con magnífico efecto, las páginas de prosa encadenada para dar plasticidad a la angustiosa subida al Tourmalet.

Contrarreloj es una novela de muy gustosa lectura, entretenida y con fondo, un modelo de literatura de calidad para lectores comunes.

Como una introducción al próximo libro que subiré, seria bueno releer la reseña que @El Forastero hizo sobre "Contrarreloj", una novela de Eugenio Fuentes.
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Dom Mayo 14, 2017 3:18 pm

Como se los había prometido aquí les dejo el libro "Contrarreloj" de Eugenio Fuentes. Formato PDF


https://drive.google.com/file/d/0B2fdCAPHCE2PeDlCZ2dIQ1dUams/view?usp=sharing
Espero que  los libros que he subido les hayan gustado y les sirva para llenar esos vacíos de tiempo entre etapa y etapa del Giro.
En los próximos días seguiré publicando nuevos títulos.
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Mar Mayo 30, 2017 8:23 pm

Se terminó el Giro y aquellos que tienen un poco de tiempo libre es probable que hayan quedado un poco desprogramados, ya se acerca el Tour de Francia y que mejor  que un buen libro sobre historias de esta carrera para irse metiendo en el ambiente.

Les dejo para que disfruten el libro "Plomo En Los Bosillos" del escritor Ander Izaguirre y con prologo de Carlos Arribas. Archivo PDF

https://drive.google.com/file/d/0B2fdCAPHCE2PVFJYeHNxU2tsSFE/view?usp=sharing
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por El gordo que adelgazó el Miér Mayo 31, 2017 7:19 am

Gracias @Alabamo1 Hace ya un tiempo que quería leerlo.

_________________
"El futuro no es lo que solía ser"
avatar
El gordo que adelgazó

Mensajes : 197
Reputación : 6
Fecha de inscripción : 14/09/2016
Localización : Bogotá

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Albamo1 el Mar Jun 06, 2017 4:30 pm

El Alpe d'Huez   de Javier Garcia Sanchez

"Casi dos centenares de ciclistas toman la salida de la etapa más dura del Tour de Francia. Entre los participantes se encuentra un ciclista cántabro al que sus conocidos llaman Jabato. Su pasado glorioso queda lejos. Tiene más de treinta y seis años y nadie cuenta con él, ni siquiera el director de su equipo. Sin embargo, a los pocos kilómetros Jabato lanza un ataque que muy pronto le dejará en la más absoluta soledad. Todo el mundo sabe que es imposible que un hombre tan veterano pueda resistir. Pero Jabato se obstina y su locura llega a parecer sensata. Esta novela es un monumento al ciclismo, el más agónico de los deportes. Pero también es una metáfora de uno de los temas más antiguos de la literatura universal: la lucha del hombre contra sus propios límites y la búsqueda del absoluto....."


Estamos próximos a correr la etapa de Alpe d' Huez de la Dauphine y aun cuando su recorrido es diferente  a la que se estila en el Tour, este libro es un buen abrebocas para ponernos a tono.


https://drive.google.com/file/d/0B2fdCAPHCE2Pd3c4YUFpZm1Makk/view?usp=sharing
avatar
Albamo1

Mensajes : 1197
Reputación : 69
Fecha de inscripción : 30/08/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Jota Pedraza el Dom Jun 18, 2017 6:10 pm

Estimados:
Ante todo, les agradezco por los aportes en este hilo; hay muchísimo por leer. Me permito presentarles este texto escrito por Roland Barthes, el gran literato y faro del posestructuralismo y la llamada "posmodernidad", en donde aborda al tour de Francia como epopeya... es quizá una orientación a comprender por qué surgen motes como "Nairoman" y nos acerca a esos fenómenos de una manera que no se agote en lo anecdótico:
http://www.revistapaquidermo.com/archives/4315
avatar
Jota Pedraza

Mensajes : 60
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 25/08/2013

Ver perfil de usuario http://milinviernos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Setiriag el Mar Jul 11, 2017 6:07 pm

¡Gracias infinitas por este hilo!

_________________
Sergio Tiria
avatar
Setiriag

Mensajes : 123
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 01/09/2016
Localización : Bogotá D.C

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por douglasfugazi el Mar Jul 11, 2017 10:21 pm

No conocia este hilo. Muchas gracias por los libros!!!!!
avatar
douglasfugazi

Mensajes : 1751
Reputación : 15
Fecha de inscripción : 28/09/2013
Localización : Medellin, Colombia

Ver perfil de usuario http://www.monofonicos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Literatura y ciclismo

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.